Vínculos

Donación

TaoIntegral en Facebook

Quien está conectado

16 visitantes conectados ahora
10 visitantes, 6 bots, 0 miembros

Como elevar tus vibraciones (3)

Por Elbio Finozzi Zanamano

Esta es la tercera de una serie de notas que conforman un curso virtual online. Puedes ver las anteriores notas haciendo clic en Nota 1 y Nota 2.

Hoy vamos a explorar una “técnica” mencionada en varios religiones y tradiciones, el secreto para elevar las vibraciones que veremos ahora puede sintetizarse en una palabra; DAR.


La mayoría de las religiones ponen énfasis en Dar. Piensa tan solo en la tradición Judeo Cristiana del Diezmo o en el Islam que tiene una indicación expresa en ejercer la beneficencia con los menos favorecidos.

Pero si nos abstraemos te toda consideración religiosa y tan solo pensamos en el dar desde un punto de vista psico-energético, podemos ver que dar es enviarle al inconciente de manera expresa y clara un mensaje: “Soy Abundante!, estoy absolutamente pleno y completo, tanto que si doy nada pierdo”. Y ya sabes que el inconciente es ese gigante interior que puede hacer milagros para ti.

El acto de dar del que hablamos no esta inspirado en la negociación. No es dar esperando recompensa o devolución, no se trata de volverse un mercader espiritual. Se trata si de dar con la clara y fecunda intención de crear un orden superior en nuestro entorno. Como seres creativos –lo que esencialmente somos- es en el acto de dar que nos damos, nos experimentamos a nosotros mismos aportando aquello que hace falta y dar así un paso adelante en la tarea de perfeccionar el mundo.

De hecho cuando hablamos de dar este requisito es indispensable. Nuestro tema ahora es elevar las vibraciones, cuando te permites situarte en ese estado en el cual puedes dar y ser feliz, sin otro tipo de consideración, temor o interés, pues eso tiene un formidable efecto en tus vibraciones, y obviamente en tu vida.

Lo que estas poniendo en movimiento es la Ley de Retribución. Pero esta no mide las cosas que das, no cuenta los billetes ni lleva registro de los objetos y el subjetivo valor que tienen en una época y lugar. Lo que recibes es la Vibración. De hecho toda cosa que das, a ti mismo te la das, y todo cosa que retaceas, a ti mismo te la retaceas.

¿Sabias que los más grandes millonarios dan abundantemente? Claro, puedes pensar con cierta actitud de desconfianza que es fácil dar para quien todo lo tiene. ¿Pero que tal si te digo que muchos hombres y mujeres excepcionalmente prósperos han tenido desde el comienzo –cuando nada tenían- una actitud de destinar el 10% de sus ingresos para favorecer a otros? No creas en esto, simplemente investiga y verás. Yo he entrevistado a muchos seres excepcionalmente prósperos y se que ellos conciben la prosperidad personal como algo muy bueno para el colectivo social al que de hecho favorecen con su gestión.

Pero si en el acto de dar sientes emociones como miedo, ira, culpa o similares, pues sabe que estás por fuera de lo que estamos proponiendo. La clave es DAR POR EL PLACER DE HACERLO. Se trata de experimentar la alegría, la vibración inconfundible que siente el que contribuye de alguna manera en perfeccionar el mundo.

UNA HISTORIA

Hace muchos años tuve una vivencia que me marcó. De esas cosas que no se olvidan fácilmente. Por alguna razón había quedado escaso de efectivo. De hecho todo mi capital se reducía a algo menos de $200. La verdad es que no estaba preocupado por el asunto, aun en esos tiempos tenia la certeza de que como siempre y de alguna manera, saldría adelante.

De modo que iba con mi escaso capital rumbo al supermercado a comprar algunas cosas cuando a escasos metros de la entrada al mismo me encuentro con un cuadro desolador, dos niñas sobre la vereda se tapaban con una raída manta. Era evidente que pasaban frío y su aspecto era conmovedor. Vivíamos en esos días los rigores de un invierno inclemente.  Sin detenerme a pensarlo les di la mitad de lo que tenía. Luego entré al supermercado y compré algo con lo que me quedaba. Obviamente tuve que ajustarme a mi -ahora si- muy reducido presupuesto. Pero, aunque quedé en cero en lo económico, tenía una gran felicidad al saber que esas niñas algo comerían. El dinero no era mucho pero imaginé que haría una diferencia para ellas.. Como sea, me sentí feliz. Quede sin dinero pero muy feliz.

Entonces llegué a mi casa donde unas horas después recibo una llamada telefónica. Me ofrecieron un trabajo inesperado. Al otro día tenia en mis manos una cifra unas 35 veces superior a la del día anterior. Para mi sentir todo fue claro y la conexión evidente. Tu, estimado lector, puedes pensar como gustes acerca de esta anécdota que ahora comparto contigo. Casualidad puedes decir. En lo personal y desde el sentir fue para mi claro que cuando damos DESDE EL LUGAR CORRECTO, se nos abren las puertas de la prosperidad.

Otro ejemplo. Siempre me ha gustado compartir el conocimiento, de verdad obtengo mucha felicidad al hacerlo. Regalo libros cada vez que lo siento y toda información que me parece valiosa. ¿El resultado?, tengo miles de libros, acceso a personas que me enseñan lo que deseo y en general mas información de la que puedo manejar. Simplemente parece que al dar, lejos de empobrecerme, me enriquezco.

¿QUE DAR?

Esto me lo han preguntado a veces cuando hablo de este tema. Muchos invocan su precaria situación económica como una excusa. Pero no todo se reduce a dar dinero. Se creativo. Revisa –por ejemplo- tu ropero. Seguro encontrarás prendas que no usas ni has de usar. Piensa y proponte beneficiar a alguien. Que no te gane el miedo. En todo momento nos enfrentamos a dos caminos. El del miedo que contrae y el del amor que expande. No temas crear vacíos, la misma naturaleza los llenará.

Busca juguetes, medicamentos, libros, revistas, elementos caseros como vajilla o electrodomésticos, zapatos, etc.

Da tú tiempo, tu compañía, atención, abrazos, sonrisas, aliento y esperanza. Da. Eso que das, te lo estas dando. Créeme, puedes llevar felicidad a muchos si te lo propones. El requisito es que seas feliz al hacerlo. Observa que te limita en el dar. ¿No es acaso una sensación de pobreza, una mentalidad de escasez? Esa mentalidad es tu enemigo, te mantiene atado a la ilusión de que los objetos pueden protegerte. Mira tu reticencia en el dar, hazte conciente de las bajas vibraciones que emanas. Tu no eres eso, puedes experimentarte de una manera completamente nueva si te lo propones.

De una cosa te prevengo: nunca des por obligación, miedo o bajo presión. Nada mas date cuenta de la vibración que tienes en esas circunstancias y verás que eso no sirve para nuestro propósito. Cuando das solo cumples con tu obligación de hacer de este, tu mundo, un lugar mejor. No pienses en recompensas, cuando te toma la codicia, que es miedo disfrazado, te privas de ser feliz. Y la felicidad es lo que eleva tu vibración.

LA PRÁCTICA

Veamos algunas ideas para activar las vibraciones desde el Dar. Lo primero sería que te preguntes al menos una vez al día algo como “¿Qué puedo dar hoy?”, de esta manera activas una muy importante parte de tu Ser y te colocas en ese maravilloso estado de conciencia desde el cual eres la abundancia expresándose.

Mas allá de las formas que pueda sugerirte mas abajo, lo mas importante que puedo aportar es esta idea: que te preguntes cada día: ¿Cómo puedo contribuir hoy?, ¿Qué puedo aportar hoy?, lo que resulte es la forma, pero esta pregunta es su esencia.

¿Que tal si estando de compras eliges algún pequeño regalo para tus familiares o amigos? Una pequeña sorpresa tal vez. A todos nos gusta recibir estas sorpresas agradables. ¿Que tal si te propones agasajar a tus afectos, o vas más allá y tienes una atención con gente un poco más lejana en lo afectivo?

También podrías tomar cada tanto una actividad como voluntario. Un comedor infantil, un lugar para ancianos, una actividad barrial. Si eres músico podrías llevar tu música a ellos, si sabes algo podrías enseñarlo. Simplemente busca contribuir y aportar a otros. Date cuenta de lo que tienes y busca como compartirlo.

Si eres vendedor de bienes o servicios podrías proponerte dar gratis lo tuyo a alguna persona o personas una vez a la semana.

Ahora bien, no te engañes. Tampoco se trata de dar tus sobras. Busca sinceramente hacer una diferencia positiva desde una intención sana y conciente.

No importa lo que sea, recuerda que lo que das, eso te estas dando. Se feliz al hacerlo y observa los resultados, mas no te apegues a ellos. No hagas caso de la mente temerosa que hace de todo un negocio. Da tus mejores vibraciones, y estas solo están en la alegría y el amor.

Buenas vibraciones!

PD dar puede ser todo un tema para algunos, con cierta práctica y comprensión una persona puede pasar en poco tiempo a otro nivel. Mas difícil resulta para algunos aprender a RECIBIR. Si, muchos no se permiten recibir y cortan así el eterno ciclo del dar y recibir. Pero eso, eso es tema para otra ocasión.

Mas recursos para elevar tu estado vibratorio

6 comments to Como elevar tus vibraciones (3)

  • ana ma.primo

    EXCELENTE¡¡¡¡
    que mas puedo decir ¡¡¡¡¡
    lo maximo¡¡¡¡gacias Elbio por todo lo que escribes ,no te imaginas lo bien que hace recibir tus mensajes ¡¡¡¡y enseñanzas
    ana.-un fuerte abrazo¡¡¡

  • Mane

    Felecito por el material que hacen llegar, la verdad que me encanta y me ha servido de mucho.

    Muchas gracias, un saludo

  • Paola S,

    Excelente tema, aunque algunos no sepan valorar lo que das, igual, hay que seguir dando sin esperar nada a cambio. Muchas gracias

  • Elbio, no veo la hora de que todo este mensaje llegue a la gente de Buenos Aires, los inscriptos se van sumando!!!!! También nosotros podremos recibir estos mensajes que llenan el alma de paz- Cariños – Cris

  • jesus roberto

    Muchas gracias muy bonita su exposicion llena de mucha sabiduria. 1 de nov. 2009.

  • Roberta

    Muchas gracias por compartir esos conceptos de una manera tan sencilla y practica, las estoy viviendo desde este momento. Que Dios te siga iluminando para continuar compartiendo las ensenanzas. Tchau.

Deja un comentario

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>