11.- TAI / PAZ

 

Las influencias de ambos trigramas están en armonía, de manera que todas las cosas brotan y

prosperan.

 

EL JUICIO:

"Paz. Pequeñas partidas, gran aproximación. Buena fortuna. Éxito".

El cielo sobre la tierra permite desarrollar su poder en unidad y armonía. Paz y bendiciones

descienden sobre todas las cosas vivientes. Es una época de armonía social; los que se

encuentran en alta posición favorecen a los inferiores y éstos a, su vez se encuentran bien

dispuestos hacia los superiores. Terminan los feudos. Al centro está el principio de la luz, que

tiene una poderosa influencia y somete a la oscuridad. Cada uno recibe lo que merece.

 

LA IMAGEN:

"Cielo y tierra unidos; la imagen de la paz. El gobernante divide y completa el curso del cielo y

de la tierra; proporciona y regula los dones del cielo y la tierra y así ayuda al pueblo".

 

Se trata de una época de prosperidad general. Toda esta corriente de energía debe ser regulada

por un gobernante apropiado, de manera de aprovecharla lo más posible.

 

LAS LINEAS:

 

Nueve en la base significa: "Cuando se tira del pasto, la tierra también sale. Cada uno de acuerdo a su naturaleza. Las empresas traen buena fortuna".

En tiempos de prosperidad todos los hombres capaces pueden ser llamados a asumir una tarea.

El propósito de todo hombre debe ser cumplir con algo.

 

Nueve en el segundo lugar: "Paciencia con los que carecen de nobleza. Vadear el río con resolución, no descuidar lo que está distante. No mirar a los acompañantes: uno puede guiar la caminata por, el medio".

En tiempos de prosperidad es necesaria la nobleza de carácter para tratar con las gentes

imperfectas. En las manos de un gran maestro ningún material es inútil, puede encontrarle uso

para algo. Generosidad no significa dejación o debilidad. Justamente en los tiempos de

prosperidad debemos estar más dispuestos a emprender tareas peligrosas, como cruzar un río si

es necesario. Tampoco descuidar lo que todavía está distante, sino que prepararnos

escrupulosamente para cualquier cosa. La división en facciones debe ser evitada

cuidadosamente. Cada uno debe encontrar el mejor medio para la acción.

 

Nueve en el tercer lugar significa: "Ni llano, ni compañía en la pendiente; ni seguidores al retorno. El que persevera en el peligro no tiene reproches. Sin reclamos sobre su sinceridad; aprovechar la buena fortuna mientras se posee".

Todo en la tierra puede cambiar. La prosperidad es seguida por la declinación. El daño puede

ser alejado temporalmente pero no abolido. Siempre vuelve. Está convicción nos permite no

ilusionarnos cuando llega la buena fortuna. Si continuamos temiendo el peligro, evitaremos los

errores. Mientras el hombre fuerte y rico no se deje tentar por la fortuna y permanezca superior

al destino, la fortuna no lo abandonará.

 

Seis en el cuarto lugar significa: "Cae en un estado de agitación, no se jacta de su salud junto a su vecino, cándido y sincero".

En los tiempos de confidencias mutuas, la gente de situación elevada toma contacto con los

inferiores. No se debe a la fuerza de las circunstancias sino corresponde a sus sentimientos. La

aproximación es espontánea, porque está basada en una convicción íntima.

 

Seis en el quinto lugar significa: "El soberano da su hija en matrimonio. Esto lo hiere y le trae la mayor fortuna".

La hija, aunque su marido sea de, rango inferior, debe acatar su voluntad. Trae felicidad.

 

Seis en la cima significa: "La muralla cayó en el foso. No usar las armas ahora. Conozcan por dentro su propio pueblo. La perseverancia trae mortificación. La hora de la sentencia está próxima".

Debemos sometemos al destino y no tratar de oponer resistencia. El único recurso consiste en

conocer bien nuestro propio círculo. Si perseveramos tratando de eludir el daño por los medios

habituales, el colapso será peor y puede significamos humillación.

 

 

Principal

 

 

Los gráficos de los Hexagramas son una gentileza de http://graphics.elysiumgates.com/